El Texto Mundial de MIP El Texto Mundial de MIP Universidad de Minnesota
 

MIP en Melón: Suroeste de los EEUU

John C. Palumbo & David L. Kerns
Departmento de Entomología
Centro Agrícola del Valle de Yuma
Universidad de Arizona
Yuma, AZ 85364

Traducción al castellano por el Dr. Rafael E. Cancelado
To return to the English version click here [X]

La producción de melón en el suroeste de los Estados Unidos se realiza principalmente en las áreas de producción del desierto de Arizona y el sur de California. Los melones cantalupos, Cucumis melo, y las sandías (patillas), Citrullus lanatas, son los tipos dominantes de melones cultivados, pero los melones, Cucumis melo, tipo persa, honeydew, crenshaw y casaba, también se producen en una escala limitada. Estos cultivos requieren riego durante todo su ciclo de producción y son sembrados durante dos estaciones de cultivo muy definidas. Los melones de otoño típicamente son sembrados de julio a septiembre, mientras que los melones de primavera son sembrados de enero a marzo. Los melones llegan a su madurez en 85-110 días dependiendo del tipo de melón, la variedad, la fecha de siembra y las temperaturas estacionales.

Aunque los melones se pueden producir en cualquier época del año, las estaciones de producción están determinadas en gran parte por la demanda en el mercado doméstico de melón. Los precios del mercado usualmente son más altos a finales de la primavera y el otoño cuando la disponibilidad de melones procedentes de otras regiones es limitada. Más aún, los precios pueden variar considerablemente durante la estación de producción, dependiendo de la calidad del melón, la demanda y la disponibilidad. La calidad de la fruta, tanto en lo comestible como en lo estético, puede influir significativamente en el precio que un productor puede recibir por su cultivo. Debido a los altos costos de producción asociados con los melones, los productores manejan sus cultivos de manera intensa para obtener el rendimiento más alto posible, libre de contaminación por insectos.

Los melones del suroeste son producidos en sistemas de cultivo muy diversos en los cuales se producen al mismo tiempo una diversidad de cultivos de hortalizas, semillas y agronómicos durante todo el año. En las plantas de melón se pueden encontrar numerosas especies de insectos, pero solo unos pocos han sido determinados como especies de importancia económica. La mayoría de los insectos plagas importantes del melón son polífagos y migran hacia los melones desde cultivos circunvecinos y malezas hospederas. En consecuencia, las prácticas culturales de manejo pueden tener un impacto medible en la dinámica de las poblaciones de plagas, pero a menudo es necesario el control con insecticidas para evitar las reducciones en rendimiento y calidad. Abajo se discuten las descripciones de varios insectos claves que causan daño económico a los melones y las tácticas comúnmente usadas para manejar las poblaciones que infestan los melones.

Plagas que Habitan en el Suelo

Grillos de campo, Gryllus spp.,

Descripción: Los grillos son plagas anuales en los melones de otoño, especialmente donde se usa riego sobre el cultivo con aspersores. Los adultos son marrones o negros y miden 1.5-2.5 cm de longitud. Los huevos son puestos en suelo húmedo tanto dentro como fuera de los campos cultivados. Los adultos y las ninfas usualmente están presentes durante toda la estación, pero parece que son más dañinos cuando se están estableciendo las siembras de melones de siembra directa.

Daño: Los grillos reducen la población de plantas al comerse las plántulas recién emergidas. Cuando se presentan en gran número, rápidamente pueden destruir la mayor parte del campo. Los problemas usualmente se presentan en agosto y septiembre en lotes sembrados cerca de algodoneras y siembras de pasto Sudán, cuando grandes números pueden migrar hacia las plántulas de melones cantalupo y sandías.

Manejo y Control: La mayor parte del daño tiene lugar durante la noche y los grillos se esconden durante el día en rajaduras del suelo, zanjas, malezas y bajo las tuberías de riego. Es difícil monitorear la abundancia de los grillos. Inspeccione el campo buscando grillos adultos bajo los tubos de los aspersores de riego. En la mayoría de los casos, la actividad de los grillos se puede determinar mediante la estimación visual de las plántulas dañadas. Pasar discos inmediatamente después de la cosecha puede ayudar en el control de grillos a nivel de toda el área. Melones de siembra directa, plantados muy cerca de campos de algodonero o de pasto Sudán deben ser considerados como de alto riesgo y el daño y posiblemente deba ser tratado tan pronto como las plantas comiencen a germinar. Hay disponibles cebos tóxicos tratados con insecticidas, los cuales pueden ser colocados a lo largo de los bordes de los campos para controlar las poblaciones que están migrando. Además, durante la emergencia de las plantas, los insecticidas se pueden aplicar por medio del sistema de riego por aspersión.

Gusanos Cortadores, Agrotis ipsilon, Peridroma saucia y Feltia subterranea

Granulated cutwormDescripción: Todos los melones son susceptibles al ataque de varias especies de larvas de gusanos cortadores. Los adultos de los gusanos cortadores son polillas de tamaño mediano, usualmente de color marrón o gris con manchas irregulares y alas posteriores de color más claro. La hembras ponen cientos de huevos en forma individual o en masas (dependiendo de la especie) cerca del suelo, sobre las hojas o tallos. Después de eclosionar, las larvas jóvenes se alimentan de la superficie de las hojas durante un período corto, pero las larvas más viejas bajan al suelo, hacen túneles en el suelo y por las noches salen a alimentarse. Las larvas maduras son robustas, de 2-2.5 cm de longitud con piel de color gris o marrón moteado. Cuando se las molesta, las larvas tienden a enroscarse como formando una letra C.

Daño: Las plantas jóvenes a menudo son dañadas o mueren por los ataques de gusanos cortadores. Los gusanos cortadores típicamente cortan las plántulas o plantas jóvenes a nivel del suelo o justo por encima de él. Las pérdidas pueden se especialmente graves en campos que tienen abundancia de materia orgánica, la cual atrae a las polillas a poner sus huevos. Durante el día las larvas usualmente se esconden en el suelo bajo basura o bajo terrones y por la noche salen a alimentarse. Algunas especies pueden reducir la apariencia cosmética de los cantalupos al raspar los melones maduros por la parte de abajo.

Manejo y Control: Los controles culturales pueden ayudar a reducir el daño de los gusanos cortadores. Áreas con malezas o residuos de cultivos situadas cerca de campos de alfalfa, a menudo tienen poblaciones altas. Preste mucha atención a campos que por rotación siguen a los de granos menores o alfalfa. Elimine malezas de los bordes de los campos y are los campos al menos 2 semanas antes de sembrar. Destruya los residuos de plantas de cultivos anteriores y evite sembrar en campos que vienen directamente de pastos. Varios enemigos naturales atacan a los gusanos cortadores, pero ninguno es suficientemente efectivo para dar un control confiable. Después de la emergencia del cultivo, monitoree buscando daño de gusanos cortadores caminando el campo cuando las plantas estén en estado de plántula. Busque plantas marchitas con tallos cortados total o parcialmente. Con frecuencia el daño es más severo en los bordes del cultivo, pero la pérdida de población puede ocurrir en focos en diferentes partes del lote. Si hay áreas grandes infestadas, aplique un tratamiento con insecticidas tan pronto como observe los problemas, antes que la reducción de la población sea severa o que haya daño a los frutos.

Gusanillo de la semilla, Delia platura

Descripción: El gusanillo de la semilla es la larva blanca y sin patas de una pequeña mosca de color gris claro que ataca la semilla recién sembrada de melones cantalupos y sandías durante la primavera. Pueden ser particularmente graves si hay un período frío que impide la germinación rápida de la semilla. Los gusanillos pueden pasar el invierno como larvas, en el suelo, o provenir de huevos puestos en la primavera. Usualmente hay tres o cuatro generaciones por año, pero solo la primera es económicamente importante.

Daño: El gusanillo ataca las semillas que están germinando o los trasplantes, pero solo es una plaga a comienzos de la primavera cuando el suelo está frío. Los gusanillos perforan las semillas o el hipocotilo que se está formando en las plantas en desarrollo. Plántulas con el gusanillo de la semilla se marchitan y mueren en unos pocos días. En condiciones de desarrollo favorables para los melones (27-30°C), es poco probable que haya daño. Las condiciones que favorecen las infestaciones del gusano incluyen altos niveles de materia orgánica en descomposición y clima frío. La mosca también puede ser atraída al medio comercial de crecimiento preparado para iniciar el desarrollo de los melones en invernaderos como plántulas que luego serán trasplantadas.

Manejo y Control: Los campos con suelos de textura pesada usualmente presentan los peores problemas con el gusano de la semilla. La incorporación de los residuos del cultivo anterior, arando o pasando discos con mucha anticipación, ayuda a reducir el atractivo del campo para los adultos que vienen a ovipositar.

Evite la siembra directa o el trasplante de melones después de cultivos de raíces, cultivos de coles o tomates de otoño. La germinación rápida de la semilla reduce mucho el riesgo de infestación. La siembra tardía en la estación también puede evitar la infestación por las primeras poblaciones de esta plaga. Un tratamiento preventivo a la semilla o un moje [drench] a los trasplantes es el mejor método de control, cuando las condiciones son ideales para la infestación por el gusano.

Escarabajos Tenebriónidos, Blaspstinus spp.

Descripción: Los adultos de los escarabajos tenebriónidos se comen las semillas, el follaje, y ocasionalmente los frutos que están sobre el suelo. Los adultos miden de 3-6 mm de largo y son negros o marrones. Los escarabajos tenebriónidos, que pertenecen a la familia Tenebrionidae, se pueden confundir fácilmente con escarabajos predatores terrestres (familia Carabidae), los cuales depredan a varios insectos del suelo. Los dos escarabajos generalmente se pueden distinguir porque a los carábidos les faltan las clavas de las antenas. Los escarabajos tenebriónidos son más activos durante la noche, pero durante el día también se los puede observar caminando sobre el suelo. Generalmente ellos se esconden en el suelo o entre la basura. Las larvas son gusanos cilíndricos que habitan en el suelo, de color amarillo y miden 1-8 mm de longitud. A menudo se los denomina falsos gusanos alambre y no se los considera de importancia económica.

Daño: Los escarabajos tenebriónidos generalmente no son un problema a menos que grandes poblaciones entren a los campos cuando las plantas están emergiendo. Usualmente invaden los campos desde áreas enmalezadas o de cultivos tales como algodonero y alfalfa, de modo que con frecuencia el daño primero se observa en los bordes de los campos. Las plántulas pueden ser anilladas o cortadas por completo a nivel del suelo o ligeramente por debajo. Una vez que las plantas tienen 5-6 hojas, usualmente ya los escarabajos no son un problema. A medida que progresa la estación, pueden alimentarse de las flores, el envés de las hojas y las redes de los melones maduros. Cuando el suelo está húmedo, también pueden perforar los frutos en el punto en que están apoyados sobre las camas.

Manejo y Control: Varias prácticas culturales pueden ayudar a reducir los problemas potenciales asociados con los escarabajos tenebriónidos. Mantenga los campos y las zanjas libres de malezas. Barreras de agua colocadas alrededor del campo pueden ayudar a reducir las migración de las poblaciones. Reducir la materia orgánica del suelo dejando los lotes en barbecho o enterrándola profundo reducirán al mínimo la reproducción de los escarabajos. Cuando se observe que los escarabajos están migrando a los lotes de melones desde campos vecinos, cebos colocados alrededor de los bordes del cultivo, usualmente darán un control adecuado. Trate los campos con insecticidas siempre que los escarabajos sean vistos alimentándose de las plantas, las flores o los frutos.

Plagas que se Alimentan del Follaje

Minadores de la hoja, Liriomyza sativae y Liriomyza trifolii

Liriomyza leafminer

 

 

Descripción: Los minadores de la hoja, Liriomyza, fácilmente pueden causar daño económico a los melones, particularmente en las siembras de otoño. En el suroeste, las principales plagas del grupo de los minadores de las hojas incluyen L. trifolii y L. sativae. Los adultos de los minadores de la hoja son moscas pequeñas, de color negro brillante con amarillo, con una mancha triangular de color amarillo brillante en la parte superior del tórax entre las alas. Entre los adultos de L. sativae y L. trifolii existen sutiles diferencias de color. Las hembras perforan las hojas jóvenes formando las llamadas punteaduras y ovipositan dentro de ellas. Hacen numerosas punteaduras, pero solo un pequeño porcentaje de ellas contienen huevos. Tanto los machos como las hembras a menudo se alimentan en los sitios de las punteaduras. Después de unos pocos días, las larvas salen de los huevos y comienzan a alimentarse en el tejido del mesófilo de la planta, justo por debajo de la superficie superior de la hoja. Las larvas emergen de las minas después de completar tres ínstares, caen al suelo e empupan. El desarrollo larval y el pupal requieren casi el mismo tiempo para completarse y ambos son determinados por las temperaturas. La temperatura óptima para el desarrollo es de unos 30-32°C y el desarrollo cesa por debajo de los 10°C. en condiciones ideales, todo el ciclo de vida puede completarse en menos de 3 semanas. En Arizona se pueden producir varias generaciones durante cada estación de producción.

Daño: La principal causa de daño a la planta son las minas que hacen las larvas en las hojas. Las larvas minan entre las superficies superior e inferior de las hojas creando túneles sinuosos que inicialmente son pequeños y angostos, pero que aumentan en tamaño a medida que crecen las larvas. Estas minas pueden causar daño directo a las plántulas al remover clorofila y reducir la capacidad fotosintética de las plantas. Las minas y las punteaduras de alimentación también abren entradas para organismos patógenos. En plantas viejas el número excesivo de minas puede hacer que las hojas se sequen, lo cual resulta en quemaduras por el sol en los frutos y reducción en el rendimiento y la calidad. En infestaciones severas, las minas en las hojas pueden causar la muerte de las plantas. El daño a plantas maduras puede ocurrir cuando se trata de aguantar el cultivo para una segunda o tercera cosecha.

Manejo y Control: Las infestaciones por los minadores de las hojas son comunes a principios de la estación, pero en la mayoría de los casos son controladas de manera natural por numerosas especies de avispas parasitoides. La ausencia de estos enemigos naturales puede resultar en explosiones de población de los minadores de las hojas. Los minadores de las hojas rara vez son dañinos para los melones de primavera a menos que las temperaturas sean excepcionalmente altas. En los melones de otoño puede haber problemas con los minadores de las hojas en lotes sembrados cerca de campos de algodonero o alfalfa si los adultos migran hacia las plántulas que están emergiendo y hay ausencia de sus enemigos naturales. Explosiones de poblaciones secundarias del minador de la hoja pueden ocurrir como resultado de la destrucción de los parasitoides por frecuentes aplicaciones de insecticidas usados para control de otras plagas. Por tanto, un importante criterio para determinar la necesidad de control es la evaluación del parasitismo del minador de la hoja. Las plántulas jóvenes deben ser monitoreadas con regularidad para determinar la presencia de adultos, larvas y minas parasitadas. La minas inicialmente estarán concentradas en los cotiledones y en las primeras hojas verdaderas. Trampas pegajosas de color amarillo pueden ayudar a determinar cuándo ocurren las primeras migraciones y también ayudarán a determinar la composición de especies. Es importante identificar la especie predominante de minador de la hoja porque L. trifolii es mucho más difícil de controlar con insecticidas que L. sativae. Si las poblaciones de adultos y larvas aumentan a niveles muy altos cuando las plántulas tienen 4-5 hojas y el parasitismo es bajo, puede ser necesaria la aplicación de tratamientos insecticidas para prevenir daño económico. Para plantas más viejas, las decisiones de control se deben basar en el número de minadores no parasitados. En sandías, se recomienda el tratamiento químico si se encuentra un promedio de 15 a 20 larvas no parasitadas por hoja. Para melones cantalupos, se recomienda tratamiento si se encuentra un promedio de 5 a 10 larvas no parasitadas por hoja. El manejo cultural puede ayudar a reducir los problemas potenciales con los minadores de las hojas. Si es posible, evite sembrar cerca de cultivos de algodonero o alfalfa. La arada profunda después de la cosecha ayuda a reducir el número de minadores de las hojas. Se ha demostrado que coberturas de las camas colocadas al momento de la siembra y removidas cuando comienza la floración excluyen los adultos de los minadores de las hojas. Las plantas de melón que no tienen estrés por humedad u otros factores del medio ambiente pueden tolerar mejor el daño del minador de la hoja.

Gusano Ejército de la Remolacha, Spodoptera exigua

Beet armyworm

 

 

Descripción: En el suroeste, el gusano ejército de la remolacha ocasionalmente puede causar daño económico a las sandías de primavera y otoño. Los huevos son de color verde claro y son puestos en masas o grupos irregulares, usualmente cubiertos con escamas pilosas. Las larvas jóvenes se alimentan en grupo y tejen telas sobre el lado inferior del follaje en el cual están comiendo. Las larvas varían en color, pero usualmente son de un verde opaco con bandas de color claro a lo largo del dorso y una banda más ancha a cada lado del cuerpo. El gusano ejército de la remolacha usualmente tiene una mancha oscura en la parte lateral del cuerpo por encima de la segunda pata verdadera. Las larvas maduras varían en tamaño, pero usualmente miden 3-4 cm de longitud. Las alas anteriores de la polilla son de color marrón grisoso con una mancha pálida en la parte media del margen frontal y las alas posteriores son blancas con el margen anterior oscuro. El desarrollo varía con la temperatura pero normalmente requiere como unas 3 semanas durante los cultivos de otoño.

Daño: El gusano ejército de la remolacha es principalmente un comedor de follaje, pero daña las sandías en particular al atacar frutos inmaduros. El daño que causan al alimentarse de los frutos es superficial y resultaría en poca pérdida si no fuera por los defectos cosméticos que aparecen en la fruta madura y la pudrición de frutos que puede ocurrir por los organismos que causan descomposición de tejidos y que pueden entrar por las heridas. Ocasionalmente las larvas se desarrollan dentro de los frutos, causando desarrollo anormal y aborto del fruto.

Manejo y Control: Revise la vegetación circundante buscando la presencia de larvas del gusano ejército de la remolacha. Es importante mantener limpios los bordes de los cultivos por cuanto los gusanos a menudo migran desde campos enmalezados a los cultivos recién sembrados. Durante el verano, las poblaciones de esta plaga también tienden a incrementarse en cultivos de algodonero y alfalfa. Hay enemigos naturales y patógenos virales entomófagos que atacan las poblaciones de larvas del gusano ejército, pero es posible que no siempre den un control confiable. Monitoree los campos de sandías revisando los frutos en desarrollo en busca de las larvas y del daño por su alimentación. Trate con insecticidas sólo si se observa que las larvas se están alimentando sobre los frutos. Si hay presente larvas pequeñas (1º y 2º ínstares), considere el uso de aspersiones a base de Bacillus thuringiensis para conservar los enemigos naturales importantes para el control natural del gusano ejército.

Medidor del Repollo, Trichoplusia ni

Cabbage looper

 

 

Descripción: el medidor del repollo puede ser una plaga destructiva para todos los cultivos de melón. Los medidores del repollo se presentan tanto en los melones de primavera como en los de otoño. Las poblaciones pueden ser especialmente prevalentes en el otoño, cuando están emergiendo las plántulas recién sembradas. Las polillas del medidor del repollo ponen huevos individuales, que tienen forma de domo y los colocan en el lado inferior de las hojas más viejas. Las larvas son de color verde claro y tienen una característica banda blanca a lo largo de cada lado del cuerpo. Las larvas tienen dos pares de patas en la parte anterior del cuerpo y tres pares de patas más gruesas, sin articulaciones en la parte posterior lo cual hace que se muevan arqueando la parte media del cuerpo como "midiendo cuartas", a medida que se mueven hacia adelante. Las pupas del medidor del repollo tienen una coloración de verdosa a marrón y quedan envueltas en un delicado capullo de color blanco de finas hebras de seda usualmente pegadas al lado inferior de alguna hoja. La polilla es de un color marrón moteado y tiene pequeñas manchas plateadas (algunas veces con una figura de 8) cerca de la mitad de su ala anterior.

Daño: Los medidores dañan las plantas al alimentarse principalmente en la parte inferior de las hojas, dejando huecos desiguales en ellas. En los cultivos de otoño, altas poblaciones pueden comer de las plántulas con suficiente severidad para matarlas o para disminuir su crecimiento lo suficiente para inhibir la maduración uniforme del cultivo. En cantalupos, las larvas pueden ir a la fruta madura y alimentarse de las superficie enmallada causando desperfectos cosméticos.

Manejo y Control: El medidor del repollo tiene muchos enemigos naturales que, a menos que sean alterados por aplicaciones de insecticidas, mantendrán las poblaciones larvales por debajo de los niveles de daño. Varias especies de avispas parásitas (parasitoides tanto de huevos como de larvas) son importantes agentes de control natural. La mosca tachínida, Voria ruralis, también ataca los medidores en desarrollo. En condiciones ideales de medio ambiente, un virus de polihedrosis nuclear que ocurre de manera natural en los campos, puede controlar las poblaciones de medidores. Las tácticas de control cultural empleadas contra el gusano ejército de la remolacha también se recomiendan para el manejo del medidor del repollo. Monitoree para encontrar larvas y huevos buscando en la parte inferior de las hojas. Se recomienda aplicar tratamientos insecticidas si las larvas que se están alimentando de las hojas se pueden encontrar fácilmente. Además, para estimar el momento de la aplicación de los tratamiento se pueden usar los vuelos de los adultos monitoreados con trampas de feromonas y por las posturas de huevos. Los medidores del repollo son particularmente susceptibles a Bacillus thuringiensis, pero se debe aplicar cuando los huevos comienzan a eclosionar y las larvas son pequeñas.

Plagas Chupadoras

Ácaro Bimaculado, Tetranychus spp.

Two-spotted spider mite

 

 

Descripción: Los ácaros tienen amplia distribución en los cultivos de melón en todo el suroeste de los EEUU, pero solo ocasionalmente causan un daño significativo. Los ácaros son muy pequeños y difíciles de ver a simple vista. Los adultos miden como 0.45 mm de largo, tienen ocho patas y el cuerpo es ovalado. También pueden estar presentes huevos esféricos lo mismo que telarañas. Los ácaros desarrollan numerosas generaciones durante cada estación de producción de melón. En condiciones óptimas de alta temperatura y baja humedad, los ácaros pueden completar su ciclo de vida en cinco a siete días.

Daño: Los ácaros dañas los melones rompiendo las células superficiales del lado inferior de las hojas donde ellos se alimentan. Esto resulta en la destrucción de clorofila y reducción en la actividad fotosintética. Las hojas afectadas toman un color pálido, punteado y cuando las infestaciones son severas se pueden secar. A menudo el daño no se nota hasta que en el campo se ven los parches de color rojizo marrón plateado en las plantas afectadas. El daño es más común en el clima caliente y seco que hay desde finales de la primavera hasta comienzos del otoño cuando las temperaturas son favorables para un desarrollo rápido. Infestaciones ligeras se pueden tolerar, pero el daño severo puede resultar en pérdida de rendimientos y reducción en la calidad de la fruta.

Manejo y Control: Los ácaros se alimentan de un gran número de cultivos y malezas, y pasan el invierno en el suelo y en basura que hay sobre el piso. En melones, las infestaciones a menudo comienzan con adultos que son arrastrados por el viento desde cultivos adyacentes. Como el polvo favorece las poblaciones de ácaros, reduzca el polvo al mínimo mojando las carreteras en el campo. Varios enemigos naturales (incluyendo ácaros predatores y thrips, diminutos chinches piratas y alas de encaje) juegan un papel importante en la regulación de las poblaciones de ácaros por debajo de los niveles de daño económico. Las poblaciones de predatores deben ser estimuladas limitando las dosis de productos químicos y el número de aplicaciones contra insectos plagas. Buenas prácticas de fertilización y de manejo del riego aumentan la tolerancia de las plantas a los ácaros. Para ácaros no han sido establecidos umbrales económicos. Sin embargo, se recomienda el tratamiento con un acaricida cuando se observa la formación de telarañas antes que las guías alcancen una longitud de 40 cm y si están ausentes los ácaros y thrips predatores. Como los ácaros viven en la superficie inferior de las hojas, es importante que las aspersiones sean de muy buen cubrimiento.

Mosca Blanca de la Batata, Bemisia tabaci raza-B; también conocida como Mosca Blanca de la Hoja Plateada, Bemisia argentifolii

Sweetpotato whitefly

 

 

Descripción: En el suroeste, en los últimos años, la mosca blanca de la batata ha cambiado de una posición como plaga secundaria (vectora de virus) a convertirse en una plaga primaria de las hortalizas de otoño, melones y algodonero. Este cambio en la condición de la plaga se cree que ocurrió como resultado del desarrollo de una nueva raza de la mosca blanca de la batata (raza-B), o como se la llama algunas veces, la mosca blanca de la hoja plateada. El adulto es un insecto pequeño, como de 1-1.5 mm de largo con el cuerpo y las alas cubiertos con un polvo blanco de cera. Los huevos son diminutos (0.2 mm), ovalados, amarillos y están pegados al tejido de la hoja. Cuando están cerca de eclosionar, los huevos toman un color oscuro. Los adultos y los huevos son prevalentes en la superficie inferior de las hojas jóvenes y las ninfas, que son como escamas, se encuentran en hojas un poco más viejas. Los gateadores (ninfas de primer instar) son de color amarillento y de forma ovalada y apariencia aplanada. Éstos tienen una longitud de unos 0.2 a 0.3 mm, y se moverán hasta encontrar un sitio aceptable parta alimentarse (una vena pequeña). Luego se inmovilizan y así permanecen durante los cuatro estados ninfales. Las ninfas del cuarto estado y las de finales del tercero son llamadas ninfas de ojos rojos porque tienen unas manchas oculares muy definidas de color rojo. Al final del cuarto instar entran en lo que es llamado el estado pupal. Sus estuches pupales tienen forma de domo con contorno ovalado y miden de 0.7 a 0.8 mm de largo. La mosca blanca completa 2-3 generaciones en los melones de primavera y puede completar su ciclo de vida en tan poco como 16 días en las condiciones de crecimiento del otoño.

Daño: Aunque la mosca blanca de la batata tiene un amplio rango de hospederos, uno de sus hospederos preferidos son los cantalupos. Se ha convertido en una plaga seria de los melones por su gran capacidad reproductiva, amplio rango de hospederos, alta rata de alimentación, exudación de miel pegajosa y hábito de alimentarse en la parte inferior de las hojas donde están protegidas de las aplicaciones de insecticidas. Los adultos y las ninfas se alimentan de las hojas de melón insertando sus partes bucales tubulares en el tejido vascular y extrayendo los jugos asimilados por las plantas (carbohidratos y aminoácidos). También le hacen daño a las plantas en desarrollo al destruir la clorofila y reducir la actividad fotosintética de las plantas. Las altas poblaciones sobre plantas jóvenes pueden causar desecación de las hojas y la muerte de las plantas. Las poblaciones de mosca blanca causan serio daño económico a los cultivos de melón al reducir el tamaño y la calidad de la fruta. La calidad de la fruta también es impactada por la reducción en los azúcares solubles en la fruta y por la contaminación de los frutos con melaza que puede dar lugar a presencia de fumagina.

Manejo y Control: Las poblaciones de mosca blanca aumentan en algodonero y alfalfa, de modo que los productores deben dar atención particular a melones sembrados viento debajo de, o adyacentes a, esos campos. En el caso de melones de primavera, para el manejo de mosca blanca a nivel de área es importante la terminación de los lotes de hortalizas de invierno inmediatamente después de la cosecha. Aunque hay varias especies de avispas (Encarsia y Eretmocerus spp.) que son parasitoides efectivos contra la mosca blanca de la batata, las poblaciones de estos enemigos naturales no son capaces de controlar la mosca blanca de manera natural en las condiciones de producción agrícola del suroeste. Por tanto, los melones sembrados en situaciones de alto riesgo (siembras de otoño o de finales de la primavera) deben ser tratados de manera profiláctica con insecticidas sistémicos aplicados al suelo. Los melones sembrados en enero y febrero cuando las temperaturas son frías y no hay fuentes significativas de mosca blanca en un radio como de kilómetro y medio deben ser tratados, en la medida en que sea necesario, con adulticidas foliares. La mosca blanca se controla mejor impidiendo que poblaciones inmaduras colonicen las plantas; no permita que aumente la población de adultos y que comiencen a poner huevos. Los melones deben ser monitoreados tan pronto como emergen las plantas. Tome nuestras de la mosca blanca temprano en la mañana cuando los adultos son sedentarios. Para mosca blanca en cantalupos ha sido desarrollado un plan de muestreo basado en presencia-ausencia. Para estimar la abundancia de mosca blanca se requieren muestras de 50 hojas tomadas al azar en cada lote. Cuando más del 60 por ciento de las hojas están infestadas con uno o más adultos, entonces se debe aplicar un tratamiento insecticida para evitar daño económico. El mejor control usualmente se logra con insecticidas en mezcla de tanque. Para obtener un control adecuado es esencial un buen cubrimiento de la aspersión. Si es posible use equipo de aplicación terrestre de alta presión y alto volumen.

Áfido Verde del Duraznero, Myzus persicae

Green peach aphid

 

 

Descripción: El áfido verde del duraznero se presenta en todo el suroeste y tiene un amplio rango de hospederos. Generalmente se considera que el áfido verde del duraznero es una plaga de los melones de primavera. El estado adulto alado es inquietante por su habilidad para transmitir enfermedades virales. Los adultos alados del áfido verde del duraznero tienen la cabeza y el tórax de color negro a marrón. Su abdomen es de color verde claro o rojo con un moteado marrón o negro. En la base de cada antena de muchos áfidos hay una pequeña protuberancia llamada tubérculo. En los áfidos verdes del duraznero estos tubérculos son pronunciados y convergen hacia adentro, mientras que en especies similares los tubérculos son menos pronunciados o divergentes. Los adultos sin alas son de color verde claro o rojo con las mismas protuberancias antenales. Las ninfas parecen versiones pequeñas de los adultos sin alas. El ciclo de vida del áfido verde del duraznero es típico de los áfidos. En los climas del sur se reproduce asexualmente. Como respuesta a la sobrepoblación del grupo o por la decadencia de la planta hospedera, se producen formas migratorias (aladas) que viajan a nuevos hospederos (malezas o cultivos). Ordinariamente esto ocurre a comienzos de la primavera.

Daño: El mayor daño causado por el áfido verde del duraznero es el resultado de la transmisión de virus. El virus del mosaico de la sandía, el mosaico amarillo del zucchini y la mancha anillada de la papaya son transmitidos a los melones principalmente por el áfido verde del duraznero. La dispersión de virus a un campo de melón se debe al movimiento de formas aladas durante la primavera. Los áfidos verdes del duraznero se mueven hacia los melones de primavera en grandes poblaciones desde cultivos aledaños y malezas hospederas, portando los virus. Dentro de los campos la dispersión ocurre cuando los áfidos se alimentan y luego se mueven de una planta a otra. La incidencia de estos virus causa reducción significativa en los rendimientos de melón y severas infecciones de virus pueden resultar en pérdidas totales de rendimiento. La incidencia del áfido verde del duraznero y los virus asociados con él, son raros en melones sembrados en el otoño. Severas colonizaciones por el áfido verde del duraznero pueden reducir el crecimiento de la planta debido a la remoción de los líquidos de la planta, pero este áfido rara vez es suficientemente numeroso para causar daño económico.

Manejo y Control: El áfido verde del duraznero a menudo es más numeroso en campos que tienen malezas como la mostaza y miembros de la familia del cenizo [Chenopodium]. El control de estas malezas ayuda a impedir el aumento de las poblaciones del áfido verde del duraznero. Poblaciones de predatores, parasitoides y hongos entomófagos de ocurrencia natural, pueden dar un control efectivo a comienzos de la primavera. El áfido verde del duraznero puede ser excluido de las plantas si se colocan coberturas sobre las camas después de la siembra y se mantienen hasta que comienza la floración. También se ha demostrado que coberturas reflectivas son efectivas para repeler los áfidos de las plantas. Debido al tiempo tan corto que requieren estos áfidos para transmitir los virus, los tratamientos insecticidas no impedirán la introducción de los virus, pero pueden reducir la dispersión del virus dentro del campo. Monitoree las actividades de vuelo de los áfidos y la composición de especies usando trampas pegajosas amarillas. Los melones sembrado en enero y febrero antes del pico del vuelo del áfido deben ser tratados de manera profiláctica con insecticidas sistémicos aplicados al suelo al momento de la siembra. La decisión de tratar los áfidos se debe basar en la presencia de formas aladas en el campo.

Áfido del Melón, Aphis gossypii

Descripción: El áfido del melón, también llamado áfido del algodonero, es una especie pequeña y oscura que varía en color de amarillo a negro. Los adultos alados miden como 1.5 mm de largo y no son tan robustos como las formas maduras ápteras. El áfido del melón se desarrolla en colonias y se ubica principalmente sobre el lado inferior de las hojas. Esta especie de áfido aparece en grandes números en los meses fríos de la primavera, pero a diferencia del áfido verde del duraznero, las poblaciones del áfido del melón se pueden encontrar infestando melones cuando las temperaturas son cálidas. Se reproducen partenogenéticamente y en condiciones ideales de crecimiento se desarrollan a una rata muy alta. También pueden ser un problema serio en los melones de otoño. El áfido del melón tienen un extenso rango de hospederos incluyendo, algodonero, cítricos y muchas malezas anuales de verano.

Daño: De manera similar a los áfidos verdes del duraznero, el áfido del melón es un conocido vector de varios virus. Sin embargo, también pueden dañar los melones al alimentarse. Pueden ser un problema importante en plantas jóvenes en las cuales se amontonan en los puntos terminales de crecimiento, distorsionando y enroscando las hojas y produciendo grandes cantidades de melaza. El daño causado por la alimentación puede llevar a pérdida del vigor de la planta, reducción del crecimiento y la muerte de la planta. Los áfidos del melón causan daño en todos los tipos de melón que se producen en el suroeste.

Manejo y Control: Las mismas prácticas de control cultural usadas para el áfido verde del duraznero se deben emplear para manejo de las poblaciones del áfido del melón. Numerosos predatores y parasitoides de ocurrencia natural atacan a los áfidos del melón y son capaces de mantenerlos bajo control si no se los altera con aplicaciones de insecticidas. El áfido del melón es muy difícil de controlar con insecticidas. No se han establecido umbrales para programar los tratamientos, pero debe hacerse aplicaciones si hay grandes números de áfidos a comienzos de la estación y los enemigos naturales están ausentes. Los tratamientos tempranos no impiden la transmisión de virus, pero pueden reducir la dispersión del virus dentro del campo.

Comedores de Frutos

Hay varias especies de insectos discutidos en las secciones anteriores que dañan los frutos maduros o inmaduros del melón. Las especies que se alimentan de los frutos tales como los gusanos cortadores, los escarabajos tenebriónidos, los medidores del repollo y el gusano ejército de la remolacha son importantes por los daños cosméticos y la pudrición de la fruta que causan al alimentarse. Aunque insectos chupadores tales como la mosca blanca y los áfidos realmente no se alimenten de la fruta, sus actividades de alimentación sobre las hojas pueden contaminar y reducir la calidad de melones que de otra forma se podrían llevar al mercado, por la formación de fumagina sobre la melaza.

Polinización

Como los cantalupos y las sandías son plantas monoecias, la polinización por abejas es esencial para la producción de melones de alta calidad. Se debe colocar colmenas de abejas en o alrededor de los campos para asegurar la transferencia de polen de las flores estaminadas a las pistiladas. La polinización insuficiente resultará en melones deformes. Para producir melones de alta calidad, se recomienda colocar en cada campo unas 4-5 colmenas por hectárea. En consecuencia, se debe extremar los cuidados con los pesticidas para evitar la destrucción de las abejas melíferas. Algunos de los insecticidas usados en los programas de manejo de plagas en melón son muy tóxicos para estos polinizadores. La mortalidad de las abejas suele ocurrir cuando los cultivos son tratados durante el período de floración. Las pérdidas pueden resultar por aspersiones directas sobre las abejas, arrastre hacia las colmenas o a campos adyacentes y contaminación del agua que beben, el polen o el néctar. Las siguientes prácticas son muy importantes para planear las aplicaciones de pesticidas. Si es posible, evite hacer aplicaciones de pesticidas cuando los melones están en floración. Si durante la floración son necesarias las aplicaciones, aplique los pesticidas que sean menos tóxicos a las abejas y que a pesar de eso controlen las plagas objetivo. Aplique las aspersiones al atardecer o muy temprano en la mañana cuando las abejas no están trabajando activamente en el campo. Finalmente, una precaución muy importante es avisar a los apicultores antes de hacer aplicaciones por vía aérea. El aviso oportuno a los apicultores les permitirá tomar las medidas necesarias para mover o proteger sus colmenas.

Referencias Seleccionadas

Anónimo. 1993. Cucurbit Pest Management Guidelines. Univ. Of California, Div. Agric. Nat. Res., Statewide IPM Project, Publicación 3339, 56 p.

Cuperus, G. y J. Motes. 1987. Cucurbit production and pest management. Oklahoma St. Univ., Coop. Extn. Circ. E-853, 40 p.

Foster, R., G. Brust, y B. Barrett. 1995. Watermelons, muskmelons and cucumbers, pp. 157-168. En R. Foster y B. Flood [eds.], Vegetable Insect Management, Meister Publishing Co., Willoughby, OH.

Kerns, D. L. y J. C. Palumbo. 1995. Using Admire® on desert vegetable crops. Univ. of Ariz., Coop. Extn. 195017, Tucson. IPM Series No. 5.

Kerns, D. L., J. C. Palumbo y D. N. Byrne. 1995. 1995 Insect pest management guidelines for cole crops, cucurbits, lettuce, and leafy green vegetables. Univ. of Ariz., Coop. Extn. Publ. 195007, 34 pp.

Palumbo, J.C., A.Tonhasca, y D.N. Byrne. 1994. Sampling Plans and Action Thresholds for Whiteflies on Spring Melons, University of Arizona, Cooperative Extension, IPM Series No. 1, pp. 4.

Palumbo, J.C., A. Tonhasca, & D.N. Byrne. 1995. Evaluation of sampling methods for estimating adult sweetpotato whitefly populations in cantaloupes. J. Econ. Entomol. 88: 1393-1400.

Riley, D.G. y J.C. Palumbo. 1995. Action thresholds for silverleaf whitefly (Homoptera: Aleyrodidae) in cantaloupe. J. Econ. Entomol. 88:1733-1738.


Regresar a la Portada del Texto mundial de MIP de Radcliffe. 


La Universidad de Minnesota es un empleador y educador igualitario.
Última
modificación: martes 4 de junio de 1996
© Regentes de la Universidad de Minnesota, 1996