El Texto Mundial de MIP El Texto Mundial de MIP Universidad de Minnesota
 

Manejo Integrado de Plagas
en Producción de Árboles de Navidad

Deborah G. McCullough, Profesora Asociado
Dept. de Entomología y Dept. Forestal
Universidad del Estado de Michigan
y
Melvin R. Koelling, Profesor
Dept. Forestal
Universidad del Estado de Michigan

Traducción al castellano por el Dr. Rafael E. Cancelado
To return to the English version click here [X]

 

Fotografía: Buenas prácticas de manejo pueden resultar en la producción de árboles de navidad de alta calidad como abeto Fraser producido en Míchigan.

INTRODUCCIÓN

¿Cómo sería la Navidad sin un árbol de Navidad? La mayoría de la gente no piensa en los árboles de Navidad hasta noviembre o diciembre, cuando salen a buscar ese árbol perfecto para la familia. Sin embargo, la producción de árboles de Navidad es una industria multimillonaria que requiere esfuerzos de manejo durante todo el año. Los árboles de Navidad ocupan un nicho único pues incorporan aspectos tanto de la producción agrícola como de la forestal. Las plagas: insectos y enfermedades pueden tener efectos importantes sobre el crecimiento de los árboles, su apariencia y valor. El manejo de estas plagas, junto con las malezas y hasta los roedores, es un componente crítico de la producción de árboles.

Nuestros objetivos son: 1) dar una visión general de la producción de árboles de Navidad y 2) discutir brevemente el manejo de los insectos y enfermedades en la producción de árboles de Navidad. Muchas prácticas de manejo de plagas que son efectivas y económicamente viables pueden ser integradas fácilmente con otros aspectos de la producción de los árboles. La información presentada aquí en gran parte será tomada de nuestra experiencia en Míchigan y otros estados del área de los Grandes Lagos, una de las mayores regiones más productoras de árboles de Navidad en América del norte.

EL NEGOCIO DE LOS ÁRBOLES DE NAVIDAD

Cada año los consumidores americanos compran aproximadamente 38 millones de árboles de Navidad naturales. Estos árboles representan la cosecha anual como de unos 20.000 productores individuales quienes anualmente siembran, podan, protegen y de una u otra manera manejan los árboles en más de 20.000 hectáreas de plantaciones. Para árboles de Navidad son sembradas más de 15 especies diferentes de coníferas.

La producción de árboles de Navidad es una industria importante en las regiones de los Grandes Lagos, el noroeste del Pacífico, Carolina del Norte y otras áreas del noreste. Tradicionalmente, los productores de estas regiones suministran como el 90% de todos los árboles de Navidad que son ofrecidos por los detallistas. Aproximadamente 10.000.000 de árboles son producidos cada año en los estados de los lagos de Míchigan, Wisconsin y Minnesota. Míchigan es el mayor productor, anualmente cosecha unos 5.000.000 de árboles, valorados hasta en $100.000.000 en algunos años.

Los árboles de navidad se producen mediante dos principales tipos de operaciones: plantaciones de venta "al por mayor" o de "escoja y corte". La mayor parte de los árboles ofrecidos por los vendedores al detal tales como centros de jardinería, viveros de ventas, tiendas de ventas de descuento y lotes operados por clubes de servicio, son producidos por productores al por mayor. Hay individuos o compañías que operan y manejan grandes plantaciones de árboles. Ellos pueden venderlos directamente a puntos de ventas al detal o a "mayoristas" quienes a su vez los venden a detallistas. Algunas de las grandes operaciones cada año pueden vender 100.000 árboles o más.

Las operaciones de escoja y corte usualmente son plantaciones más pequeñas que manejan y producen árboles para venta directa a los consumidores. Estas operaciones invitan a los clientes a ir a sus campos y le cortarán el escogido al cliente o le permitirán que corte su propio árbol. Muchas operaciones de escoja y corte mejoran la experiencia de adquirir un árbol de Navidad al ofrecer una variedad de actividades de recreación para los clientes. Las fincas de escoja y corte se encuentran en todos los Estados y a menudo están concentradas cerca de grandes centros de población. Estas operaciones varían considerablemente en relación con las especies y la calidad de los árboles que producen, y en los servicios que ofrecen.

La producción de árboles de Navidad es un proceso a largo plazo. El promedio para un árbol de 2 a 2,5 m de altura generalmente requiere 8 años de crecimiento después de la siembra. Algunas especies requieren tiempos de producción aún más largos. De la misma manera, árboles de mayor tamaño, los cuales cada vez son más populares, necesitan más años para su producción.

Uno de los principales retos para los productores de árboles de Navidad es determinar, con varios años de adelanto, cuál especie será popular entre los consumidores. Aunque varias especies se usan para árboles de Navidad, la mayoría de los árboles vendidos son los abetos Douglas y Fraser, el abeto noble y el pino escocés. Especies tales como la pícea blanca, el pino austríaco y el pino rojo ya no son tan populares como lo fueron en el pasado. Los productores que no son sensibles a los cambios en las preferencias de los consumidores tendrán dificultades para mercadear aún árboles de alta calidad de las especies menos preferidas.

PRÁCTICAS DE PRODUCCIÓN DE ÁRBOLES DE NAVIDAD

Para hacer máximas la calidad y la productividad, debe enfocarse cada componente de la producción de árboles de Navidad. Si se falla en estimar o en manejar apropiadamente cualquier aspecto esto resultará en dificultades de manejo, problemas de plagas o producción de árboles de baja calidad que son difíciles de vender en mercados competitivos.

Selección del sitio

No todas las especies usadas para la producción comercial de árboles de Navidad crecen igualmente bien en todos los sitios. Factores tales como la fertilidad y la textura del suelo, su disponibilidad de agua, aireación y los drenajes afectarán las ratas de crecimiento y la calidad de los árboles. En general, los verdaderos abetos y el abeto Douglas requieren sitios de mejor calidad que los pinos y las píceas. Especies que son sembradas "fuera de su lugar" frecuentemente experimentarán condiciones estresantes. Hay mayor probabilidad de que estos árboles sean atacados por plagas: insectos o enfermedades y tendrán menos probabilidades de tolerarlas o de recuperarse del daño de las plagas, que los árboles más sanos.

Preparación del Sitio

En el pasado, las plantaciones de árboles de navidad algunas veces eran establecidas con poca o sin ninguna preparación del sitio excepto por la remoción de vegetación arbustiva que fuera competencia. La supervivencia y el éxito de estas plantaciones resultaron de una mezcla de factores. Donde la preparación del sitio era mínima, los pinos eran más fáciles de producir que las píceas y los abetos. Las modernas operaciones de árboles de Navidad a menudo hacen mucho esfuerzo en actividades de preparación del sitio incluyendo laboreo del suelo, uso de cultivos de cobertura y mejoramiento de la fertilidad del suelo. Estos esfuerzos son recompensados con mayor supervivencia de las plántulas, menos problemas de plagas en los árboles jóvenes, crecimiento inicial más rápido y un aumento general en la calidad de los árboles.

Duración de la Rotación

Para llegar a la madurez, la mayoría de las coníferas sembradas para producción de árboles de Navidad requieren de 7 a 10 años, dependiendo de la especie, el tamaño de los árboles producidos y la intensidad del manejo. Generalmente, los pinos se pueden producir más rápido que los abetos o las píceas, aunque el tamaño de las plantas sembradas, la fertilidad del suelo y la disponibilidad de agua pueden afectar significativamente la duración de la rotación. El daño por insectos plagas o enfermedades que afectan la apariencia de los árboles, su forma o la rata de crecimiento pueden aumentar la duración de la rotación y los costos de producción. Aún después que la población de plagas es controlada, los árboles pueden necesitar de 1 a 3 años para recuperarse del daño.

Siembra

La mayoría de las plantaciones de árboles de Navidad se establecen usando máquinas sembradoras. En sitios adversos las plántulas pueden ser sembradas a mano y las resiembras en plantaciones donde ocurrió mortalidad en los años anteriores también se hacen a mano. Casi todos los productores siembran plántulas de 2 a 4 años, o de 3 a 5 años, desde comienzos hasta mediados de la primavera. Unos pocos productores producen su propio material de siembra, pero la mayoría compran las plántulas en viveros privados que las producen. Las plagas, particularmente las enfermedades, pueden ser transportadas en material de propagación infestado. Comprar en viveros de buena reputación o comprar plántulas inspeccionadas y certificadas ayuda a prevenir el establecimiento de nuevos problemas de plagas.

Podas

Típicamente, los árboles de Navidad son podados anualmente, comenzando 2 a 3 años después de la siembra y se continúa hasta la cosecha. La poda logra dos objetivos. Primero, la poda desarrolla la característica forma rematada en punta asociada con los árboles de Navidad de alta calidad. Segundo, la poda controla la cantidad de crecimiento anual y en algunas especies, aumenta la producción de yemas. Esto resulta en una mayor densidad y uniformidad del follaje. El momento de la poda depende de la especie de conífera. Los pinos usualmente son podados durante junio y julio; la poda de otras especies usualmente comienza en agosto y continúa hasta terminar en el otoño.

Las podas pueden afectar las infestaciones o el daño causado por las plagas. Por ejemplo, podas apretadas pueden resultar en coronas muy densas con poca circulación de aire. Esta situación puede dar lugar a enfermedades del follaje y problemas por la pérdida de agujas. Si las aspersiones de insecticida o fungicida no pueden penetrar el denso follaje externo, su efectividad puede ser pobre. Por otra parte, la poda puede remover gran cantidad del daño causado por insectos barrenadores de los brotes, el picudo Pales (Hylobius pales) y otras plagas. Un buen conocimiento de los problemas potenciales de plagas, lo mismo que de las preferencias de los consumidores, le ayudará a los productores a desarrollar buenas prácticas de poda.

Cosecha

A finales del verano, se identifica a los árboles que serán cosechados ese año marcándolos con etiquetas o cintas. Muchos productores asperjan los árboles en agosto o septiembre con una pintura verde a base de látex soluble en agua. La pintura verde se aplica para enmascarar el amarillamiento característico del follaje que comúnmente ocurre en algunas variedades de pino escocés, pino oriental blanco y el abeto Douglas. En el otoño, las agujas comienzan a ponerse amarillas como respuesta al fotoperíodo más corto y a las temperaturas más bajas.

La cosecha realmente comienza a finales de octubre y continuará hasta mediados de diciembre. Después de cortados, los árboles son sacudidos para removerles el follaje muerto y la basura, luego son embalados con cuerdas o con redes. Luego los árboles son transportados desde las plantaciones hasta los sitios de almacenamiento o patios de carga donde se guardan hasta su despacho. El despacho hacia las tiendas y los centros de venta al detal usualmente está muy avanzado para el 18 o 20 de noviembre.

PRINCIPALES ESPECIES DE ÁRBOLES DE NAVIDAD

Aunque varias especies de coníferas se han usado para árboles de navidad, la mayor parte de la producción comercial involucra cuatro géneros. Estos son: pinos (escocés, austríaco, rojo y blanco), píceas (azul y blanco de Colorado, y la variedad de las colinas negras), abetos (bálsamo, Fraser, concolor y Noble), y el abeto Douglas. Otras pocas especies individuales pueden ser producidas en regiones específicas o áreas locales, pero estas especies rara vez suman cantidades significativas en el mercado nacional.

Abeto Douglas

Principales Plagas: pérdida de agujas por Rhabdocline (Rhabdocline pseudotsugae), pérdida de agujas suiza (Phaeocryptopus gaumanni), adélgido de las agallas del pícea Cooley (Adelges cooleyi).

Esta especie es nativa de las regiones del oeste de los Estados Unidos y Canadá y se siembra ampliamente en el noreste y la región de los Grandes Lagos. Como las yemas del abeto Douglas abren temprano en la primavera, se lo debe sembrar en sitios con buen drenaje aéreo para prevenir daño de las heladas de finales de primavera. El abeto Douglas se da bien en suelos bien drenados, francos a arenosos y crecerá rápidamente una vez que se establezca. No tolera los suelos pesados que tienen mal drenaje. Generalmente la retención de agujas es buena, aunque los árboles que no han experimentado temperaturas de congelación antes de la cosecha pueden perder algunas agujas durante el período de exhibición.

Verdaderos Abetos

Principales Plagas: áfido de las ramas pequeñas del bálsamo (Mindarus abietinus), ácaros de las píceas (Oligonychus ununguis), mosquita de las agallas del bálsamo (Paradiplosis tumifex), pérdida de agujas por Lirula (Lirula sp.).

Abeto Fraser: Estrechamente relacionado con el abeto de bálsamo, el abeto Fraser es nativo de las grandes elevaciones en el sur de los montes Apalaches, pero ha sido ampliamente sembrado en otras áreas de producción. El abeto Fraser requiere fertilidad y buena humedad del suelo, y un pH del suelo menor de 6,5. No crece en sitios muy húmedos o muy secos. En plantaciones bien manejadas con frecuencia se usa fertilización y algunas veces riego. Debido a su excelente retención de agujas, su aroma atractivo, tallo recto y sus agujas de color azul verdoso a plateado, la popularidad de esta especie entre los consumidores ha aumentado mucho en años recientes. Ahora se lo reconoce como una de las principales especies de árboles de Navidad y es una de las especies más populares entre los productores y los consumidores.

Abeto Bálsamo: Nativo del noreste de los Estados Unidos y el Canadá adyacente, el abeto bálsamo ha sido usado como árbol de navidad por mucho tiempo. Como todos los abetos, su follaje suave y fragante es apreciado por los consumidores. Durante muchos años se cosecharon bálsamos silvestres de bosques naturales y fueron mercadeados en el noreste de los Estados Unidos. Ahora la mayoría de los árboles son cosechados de plantaciones ubicadas en Nueva Inglaterra y gran parte de Quebec y las provincias Marítimas de Canadá. El mejor crecimiento se da en suelos francos bien drenados. Esta especie responde bien a la fertilización y las plantaciones manejadas intensamente aplican a los árboles con regularidad fertilizante nitrogenado para promover el crecimiento y mejorar la calidad del follaje. El follaje del abeto bálsamo a menudo se usa para coronas, guirnaldas y otros adornos navideños verdes.

Abeto Concolor: Nativo de los estados de las montañas Rocallosas y el oeste intermontano, el Concolor o abeto blanco es una importante especie maderera en gran parte de su rango. Sin embargo, debido al atractivo color verde azuloso de las agujas y a la suavidad del follaje ha sido sembrado tanto para ornamental como para árbol de Navidad. El abeto Concolor está adaptado a una amplia variedad de sitios y suelos. Tolera sitios bastante secos, especialmente después de que está bien establecido y también crece bien en condiciones variables de pH del suelo.

Abeto Noble: El abeto Noble se ha convertido en un popular árbol de Navidad y se produce principalmente en el noroeste del Pacífico. Esta especie es conocida por su excelente retención de las agujas y el hábito de ramificación simétrico. Dentro de su rango nativo, el abeto Noble crece a elevaciones que van de los 600 a los 1500 m.s.n.m. Los esfuerzos de producir esta especie fuera de su rango nativo han tenido éxito limitado, especialmente en los estados de los Grandes Lagos y el noreste de los Estados Unidos. Están en progreso algunos esfuerzos para identificar fuentes de semilla que sean robustas fuera de la región. Debido a su popularidad entre los consumidores, muchos árboles originarios del noroeste del Pacífico se venden en los estados del centro y del este de los Estados Unidos.

Píceas

Principales Plagas: picudo del pino blanco (Pissodes strobi), adélgido de las agallas de la pícea Cooley, escama de las agujas del pino (Chionaspis pinifoliae), rhizosfera de la pérdida de agujas (Rhizosphaera kalkhoffii), chancro por Cytospora (Cytospora kunzei).

Pícea azul de Colorado: Esta especie se siembra extensamente en gran parte de los Estados Unidos. Aunque es nativa de las montañas Rocallosas centrales, es adaptable a una amplia variedad de sitios y suelos. La pícea azul de Colorado es más popular en operaciones de escoja y corte que en grandes plantaciones para venta al por mayor, en gran parte por falta de demanda a nivel de reventa. Aunque su follaje es atractivo, las agujas, que son duras, hacen difícil su manejo y exhibición. La retención de agujas generalmente es mejor que la de otras especies de píceas.

Pícea blanca: Durante muchos años la pícea blanca fue una de las especies favoritas de muchos productores del este. Es adaptable a diversos sitios de siembra en gran parte de los estados de los Grandes Lagos y el noreste de los Estados Unidos. Su tendencia a crecer tomando la forma "natural" de un árbol de Navidad, ha contribuido a su popularidad porque solo se necesita un mínimo de podas y formación para producir árboles de calidad. Sin embargo, su popularidad se ha reducido en los últimos años debido principalmente a su reputación de tener mala retención de agujas. Las agujas que son cortas y pequeñas tienen una tendencia a secarse rápidamente cuando el árbol es expuesto en una habitación con calefacción y baja humedad. Una variedad conocida como píceas de las colinas negras tiene la característica de una mejor retención de agujas y continúa siendo sembrada por algunos pocos productores.

Pinos

Principales Plagas: picudo del anillamiento del cuello de las raíces (Hylobius radicis), polilla Zimmerman del pino (Dioryctria zimmermani), escama de la aguja del pino, picudo del pino blanco, pérdida de agujas por Lophodermium (Lophodermium seditiosum), pérdida de agujas por Dothistroma (Dothistroma pini), pérdida de agujas por Cyclaneusma (Cyclaneusma pinus), añublo de los brotes por Sphaeropsis (Diplodia) (Sphaeropsis sapinea).

Pino escocés: Durante muchos años esta especie ha disfrutado la posición de privilegio como el árbol de navidad más popular del país. Nativo de Europa y Asia, el pino escocés crece bien en un amplio rango de sitios y suelos en la mayor parte de los Estados Unidos y Canadá. Se han importado muchas variedades de Europa y Asia las cuales exhiben considerable variación en características tales como el color y la longitud de las agujas, rectitud del tallo, ángulo de las ramas y resistencia. El pino escocés continúa siendo uno de los más sembrados, especialmente en los estados de los Grandes Lagos, donde durante muchos años ha sido considerado como la especie de "pan coger" en la industria de los árboles de Navidad. El pino escocés se adapta fácilmente al manejo en plantaciones y responde bien a prácticas de manejo tales como las podas. Tiene una excelente retención de las agujas y larga vida después de ser cosechado, aún en sitios calientes y secos. Sin embargo, más de 40 insectos y enfermedades atacan al pino escocés, lo cual convierte al manejo de plagas en uno de los principales aspectos de la producción del pino escocés. Aunque aún es un componente significativo del mercado nacional, la popularidad del pino escocés se ha reducido en los últimos años. El aumento en las ventas de los abetos Douglas y Fraser ha reducido su posición en el mercado en varios lugares, pero continúa siendo uno de los favoritos de los productores para escoja y corte en muchas áreas del centro y el este de los Estados Unidos.

Pino blanco: El nombre pino blanco puede referirse a varias especies, incluyendo el pino blanco del oeste y el pino blanco del suroeste. Sin embargo, cuando se aplica para describir árboles de Navidad, comúnmente se refiere al pino blanco del este. Esta especie es nativa del noreste de los Estados Unidos, cerca del Canadá y de las mayores elevaciones de los montes Apalaches. También es una importante especie maderera y como tal fue muy valiosa a finales de los años 1800s. Crece en un amplio rango de tipos de suelo, incluyendo los que van de francolimosos a arcillolimosos. Cuando se siembra para producir árboles de Navidad, responde bien a las prácticas tradicionales de poda y formación. Se puede desarrollar como un árbol con follaje denso de simetría uniforme y exhibe una excelente retención de las agujas.

Pino austríaco: esta especie nativa de Europa fue un árbol de navidad bastante popular hace varios años, pero actualmente tiene poca popularidad entre los consumidores. Tolera una amplia variedad de condiciones de suelo y sitio, y a menudo se lo siembra a lo largo de carreteras y como ornamental. Cuando se produce como árbol de Navidad, general está restringido a las operaciones de escoja y corte usted mismo, con más frecuencia en sitios pobres donde es prohibitiva la producción de otras especies. Entre los consumidores es relativamente impopular debido a sus largas agujas, ramas muy duras y su apariencia general "burda".

Pino rojo: El pino rojo es nativo de los estados de las regiones norte central y noreste de los EEUU y es un valioso árbol para la producción de productos de madera y celulosa. Localmente se siembra para producción de árboles de Navidad, pero no disfruta de mucha popularidad entre los consumidores. Crece mejor en suelos francos bien drenados o suelos arenosos de fertilidad entre baja y media. Sus características son similares a las del pino austríaco, aunque sus agujas usualmente son algo más cortas y no tan rígidas.

DAÑO POR LAS PLAGAS

El daño por insectos plagas y enfermedades puede llegar hasta la muerte de ramas o de las guías terminales, y algunas plagas matarán los árboles. La pérdida de agujas o de yemas por las enfermedades o los insectos defoliadores reducirá el crecimiento de los árboles, lo cual resultará en mayores tiempos de rotación y pérdidas económicas. Probablemente el daño más común causado por las plagas es en lo estético. El valor de un árbol de Navidad se basa en gran parte en la apariencia del árbol y su atractivo para los clientes potenciales. Follaje faltante o muerto, un tallo torcido o pequeñas escamas blancas en el follaje reducirán el valor del árbol o inclusive pueden hacerlo invendible.

PRINCIPALES CLASES DE DAÑO POR INSECTOS Y ENFERMEDADES

Defoliación - Pérdida de Agujas

Enfermedades que causan la pérdida de agujas o insectos defoliadores como las avispas aserradoras causan la pérdida de agujas. Este daño puede llevar a ratas reducidas de crecimiento y doseles delgados y poco atractivos. La pérdida de las agujas del año actual, donde están concentrados los nutrientes, usualmente tiene mayor efecto en la salud y apariencia del árbol que la pérdida del follaje más viejo.

Muerte de ramas, de la guía terminal o de yemas laterales

El picudo del pino blanco puede matar de 2 a 4 años de crecimiento de la guía principal afectando la duración de la rotación y la forma del tallo. La polilla Zimmerman del pino, el chancro por Cytospora y los patógenos de la roya de agalla (por ejemplo Cronartium spp. y Endocronartium harknessii) pueden matar ramas grandes, afectando la apariencia de los árboles y algunas veces las ratas de crecimiento. Varios insectos barrenadores de las yemas (por ejemplo Rhyacionia spp. y Eucosma gloriola), el picudo Pales (Hylobius pales) y algunas enfermedades tales como Diplodia matan yemas individuales.

Insectos que comen savia - áfidos, escamas, ácaros

Altas poblaciones de áfidos, escamas, ácaros y otros consumidores de savia a menudo alteran gravemente la apariencia de los árboles de Navidad y pueden afectar la salud de los árboles. Algunas especies, tales como el adélgido de las agallas de la pícea Cooley causan agallas feas que se forman en yemas laterales de los árboles de pícea. La escama tortuga del pino (Toumeyella parvicornis) excreta grandes cantidades de melaza azucarada. Sobre la melaza crece fumagina, la cual vuelve negras las agujas y las yemas. Las escamas de armadura blanca que cubren las agujas de los pinos les dan una apariencia blanquecina y a flecos. La alimentación del áfido de las yemas del abeto bálsamo causará que los abetos se tuerzan y enrosquen apretadamente.

Mortalidad de los árboles

Algunas plagas, incluyendo el picudo del cuello de las raíces del pino y la roya de ampolla del pino blanco (Cronartium ribicola), matan los árboles de Navidad. El picudo Pales y las enfermedades de las raíces (por ejemplo Phytophora spp.) pueden matar las plántulas jóvenes.

NIVEL DE DAÑO ECONÓMICO Y UMBRAL DE ACCIÓN

En MIP, el Nivel de Daño Económico (NDE) y el Umbral de Acción (o Económico) (UA) se usan para determinar si y cuándo se necesitan medidas de control de plagas. Desafortunadamente, se han desarrollado pocos umbrales para las plagas de los árboles de Navidad. La dificultad de establecer un NDE o un UA para una plaga determinada se desprende de varios factores. Estos factores incluyen la dificultad de 1) cuantificar el daño estético, 2) determinar los costos económicos de tal daño y 3) relacionar la densidad de población de la plaga con los niveles de daño estético.

Sin embargo, el concepto de un Umbral de Acción sigue siendo válido y está incorporado en las recomendaciones de manejo de plagas siempre que sea posible. Un factor que afecta la toma de decisiones en manejo de plagas es el tipo de daño causado por la plaga. Por ejemplo, en los bosques de pino escocés, el UA para un insecto que pueda matar los árboles tal como el picudo del cuello de las raíces del pino es más bajo que para un defoliador menor tal como las avispas aserradoras (Neodiprion spp.).

Otro factor importante es qué tan pronto serán cosechados los árboles. Una ligera infestación de la escama de las agujas de los pinos en pino escocés o del adélgido de Cooley en abeto Douglas es mucho más crítica cuando los árboles están a 1 o 2 años de cosecha, que si los árboles están en la mitad de su rotación.

Un tercer factor que afecta un UA es cuánto tiempo le tomará al árbol recuperarse del daño causado por la plaga. Por ejemplo, retoños muertos por la polilla europea de los retoños (Rhyacionia buoliana) u otro barrenador de los retoños de todos modos son eliminados durante las podas. Sin embargo, el ataque del picudo del pino blanco típicamente resulta en la muerte de 2 a 4 años de crecimiento en píceas o en pinos. Aunque la forma del árbol eventualmente se puede restaurar mediante podas de corrección, la cosecha de árboles dañados por el picudo debe posponerse al menos por dos años.

ESTRATEGIAS DE MANEJO

Control Cultural

De una manera ideal, el manejo de plagas debe incorporarse en todos los aspectos de la producción de árboles de Navidad, desde la preparación del sitio hasta la cosecha. Es especialmente importante seleccionar una especie de árbol que esté bien adaptada a las condiciones del sitio en el campo. Por ejemplo, el abeto Fraser requiere niveles de nutrientes y disponibilidad de humedad relativamente altos. En contraste, el pino escocés tolera hasta suelos arenosos y de textura gruesa cuando la disponibilidad de nutrientes y de agua es baja. Árboles que crecen en condiciones de estrés usualmente son más susceptibles a los insectos plagas y las enfermedades y se recuperan más lentamente del daño. El riego y la fertilización pueden reducir el estrés de manera efectiva y aumentar el vigor de los árboles. Sin embargo, estas prácticas solo tendrán un buen costo beneficio para especies de alto valor como el abeto Fraser.

La importancia de las evaluaciones, la práctica de inspeccionar los árboles buscando evidencia de daño o infestación por plagas, no puede ser subestimada. Evaluaciones de campo frecuentes y regulares le permitirán al productor detectar signos o síntomas de las plagas antes de que haya daño económico. Los signos incluyen evidencias físicas de la presencia de las plagas, tales como excrementos de insectos o exuvias que quedan después de las mudas, flujos de resina, o las estructuras de fructificación de los organismos causantes de enfermedad. Los síntomas se refieren a evidencia de que el árbol ha sido afectado por el ataque de un insecto o una enfermedad. Agallas en las ramas, coronas ralas o un brote marchito pueden ser evidencia de la roya de agalla, enfermedad de pérdida de agujas e infestación del picudo del pino blanco, respectivamente.

El control cultural en campos de producción de árboles de Navidad debe incluir inspecciones frecuentes para identificar árboles enfermos dañados o infestados. Árboles que están severamente infestados deben ser "cortados" y removidos del campo. Varias plagas tales como la polilla Zimmerman del pino, un insecto que se alimenta de la parte interna de la corteza de tallos y ramas de pinos, completará su desarrollo aún después de que los árboles sean cortados. Las polillas adultas pueden regresar al campo, poner huevos en árboles vivos y perpetua la infestación. Por tanto, los árboles cortados deben ser destruidos unas pocas semanas después picándolos o quemándolos. Los productores también pueden remover mecánicamente y destruir agallas, yemas o brotes infestados por plagas, antes que pueda emerger una nueva generación de la plaga.

Troncos trampas han sido usados con éxito para manejar algunos insectos plagas tales como el escarabajo de los brotes del pino (Tomicus piniperda), un escarabajo exótico de la corteza que fue descubierto recientemente y que actualmente es una plaga cuarentenaria (ver abajo). Las larvas del escarabajo de la corteza se alimentan y desarrollan bajo la corteza de tocones de pino, troncos o árboles recién cortados. Los troncos trampas consisten de secciones de troncos de pino de 90 cm de longitud, que se colocan a lo largo de los bordes y caminos de los campos de árboles de Navidad para atraer adultos de los escarabajos de los brotes del pino. Los escarabajos adultos colonizan los troncos trampas y ponen sus huevos en ellos. Los productores tienen entonces una ventana de 4 a 6 semanas para recolectar todos los troncos trampas y destruirlos picándolos o quemándolos, eliminando de manera efectiva la nueva generación de escarabajos.

Control Biológico

A menudo los enemigos naturales juegan un papel importante en la reducción de insectos potencialmente dañinos en campos de árboles de Navidad. Campos manejados en rotaciones de 6 a 12 años tienen mayores probabilidades de ofrecer un hábitat más estable para los artrópodos benéficos que los sistemas agrícolas en los cuales los campos son cosechados anualmente. Más aún, son estructuralmente más complejos que la mayoría de las plantas agrícolas. Los árboles pueden brindar a los artrópodos benéficos sitios de oviposición y descanso, y protección contra el clima adverso. Setos de cercado a lo largo de los bordes de los campos que incluyan plantas de flores pueden mejorar la fecundidad o la supervivencia de los parasitoides.

Importantes y comunes enemigos naturales en los campos de árboles de Navidad incluyen arañas, larvas de moscas de las flores [Syrphidae], alas de encaje [Chrysopidae] y ácaros predatores. Larvas y adultos de escarabajos mariquitas son predatores especialmente importantes de áfidos e insectos escamas. Además, muchos insectos plagas son atacados por parasitoides especializados. Obviamente, es importante reducir al mínimo el uso de insecticidas y su arrastre para ayudar a conservar estos enemigos naturales.

El control biológico en la producción de árboles de navidad probablemente tiene más potencial de lo que se reconoce actualmente. Hay escasez de información sobre la efectividad de los agentes de control biológico y del momento adecuado y la densidad de esos agentes que deben ser liberados en los campos. Hasta la fecha, hay pocos agentes especializados de control biológico disponibles comercialmente para las plagas de los árboles de Navidad.

Pesticidas

Es común el uso de insecticidas, fungicidas, herbicidas y rodenticidas en la producción de árboles de Navidad. La aplicación de tecnología varía ampliamente entre productores, dependiendo del tamaño de las operaciones. Muchos productores usan asperjadoras de aire impelido, pero las aplicaciones con asperjadoras de espalda, de aguilón y aviones o helicópteros no son raras. La reducción en las aplicaciones de pesticidas tiene sentido común tanto del punto de vista económico como del medioambiental y hace más fácil integrar los pesticidas con otras estrategias de manejo.

El momento de la aplicación de un pesticida puede tener efectos importantes en su eficacia. Los productores son estimulados a hacer evaluaciones para determinar cuándo está presente el estado vulnerable de la plaga. Usando los grados día, en lugar de los días calendario, también se puede mejorar el momento de la aplicación de pesticidas. Los grados día se acumulan rápidamente durante los días cálidos y más lentamente cuando las temperaturas son frías.

Lograr un cubrimiento adecuado es otra preocupación al asperjar árboles coníferos. El follaje denso, particularmente en árboles podados, a menudo hace difícil obtener buen cubrimiento. Esto es especialmente importante cuando la plaga objetivo ocupa el tallo (por ejemplo la polilla Zimmerman del pino) o el follaje más viejo cercano al tallo (por ejemplo los ácaros).

Las Cuarentenas - Un Reto para el MIP

Cuando se descubren especies exóticas (que no son nativas), pueden ponerse en efecto cuarentenas federales y estatales para limitar la dispersión de la plaga. Las cuarentenas tiene por objetivo ofrecer un mecanismo legal para reducir el riesgo de que plagas exóticas sean transportadas junto con los árboles de Navidad (u otras plantas) cuando se hacen despachos para otras áreas que aún no están infestadas.

Sin embargo, las cuarentenas a menudo representan un reto importante para el MIP. La mayoría de las cuarentenas restringen el envío de árboles fuera del estado aunque esté presente una sola plaga. Por ejemplo, las reglamentaciones estatales y federales contra la mariposa gitana (Lymantria dispar) actualmente mandan que los árboles de Navidad sean asperjados durante el verano al menos una vez con un insecticida si van a ser enviados fuera del estado en el otoño. La aspersión obligatoria, en combinación con inspecciones a los árboles al momento de la cosecha, fue implementada para reducir el riesgo de que masas de huevos o estados vivos de la mariposa gitana sean introducidos accidentalmente en áreas nuevas. Esta situación puede llevar al uso innecesario o excesivo de insecticidas por los productores que temen penalizaciones o serias pérdidas económicas si se llegara a encontrar alguna masa de huevos.

En contraste, científicos de las universidades y las agencias de regulación actualmente están trabajando juntos para desarrollar un programa de MIP para el escarabajo de los retoños del pino, otra plaga exótica. El escarabajo de los retoños del pino es un escarabajo de la corteza que se alimenta en los retoños de pinos vivos y se reproduce en troncos de pinos, pinos cortados y tocones. Fue descubierto en América del Norte por primera vez en 1992 y la infestación está centrada en la región Norte Central de los EEUU.

En los términos de un programa de obediencia propuesto para el escarabajo de los brotes del pino, los productores han aceptado implementar prácticas culturales que reducirán substancialmente las poblaciones de escarabajos. Estas prácticas incluyen quemar o picar los árboles cortados y los tocones en los cuales se reproducen los escarabajos. Tocones trampas deben ser usados para atraer los escarabajos adultos reproductivos y prevenir el desarrollo de una nueva generación de escarabajos que infeste los árboles. Entonces, los productores que estén de acuerdo con acatar el protocolo de manejo prescrito pueden cosechar y embarcar árboles sin una inspección árbol por árbol en el otoño. Este programa de cumplimento reducirá el riesgo de introducir el escarabajo de los brotes del pino a nuevas áreas, ya que promueve buenas prácticas de manejo.

CONCLUSIONES

La producción de árboles de Navidad es una empresa agrícola-forestal intensiva que requiere el uso de técnicas de producción similares a las de cualquier otro cultivo. El control de insectos y enfermedades potencialmente dañinos es una parte propia del proceso de producción. Conceptos de MIP tales como evaluaciones de las plagas, el uso de umbrales y la integración de varias estrategias de control, son ampliamente usados por los productores de árboles de Navidad, aunque estas prácticas no están tan avanzadas como en otros cultivos. Como en otras áreas se necesita investigación continua para desarrollas los niveles de daño económico (NDE) y los Umbrales de Acción (UA) para plagas específicas, para identificar opciones manejables de control biológico para las plagas de los árboles de Navidad. Un énfasis continuado en MIP asegurará la producción de árboles de alta calidad con mínimos impactos económicos y medioambientales.

REFERENCIAS SELECCIONADAS

*Benyus, J.M. 1983. Christmas tree pest manual. USDA Forest Service, North Central Forest Experiment Station and Northeastern Area State and Private Forestry. 108 p.

Johnson, W.T. y H.H. Lyon. 1988. Insects that Feed on Trees and Shrubs. 2ª edición. Cornell University Press. 556 p.

Kachadoorian, R., J.Cummings-Carlson, D.G. McCullough y D.O. Lantagne. 1995. Pesticides for use in Christmas tree production in the North Central region. Michigan State University Extension Bulletin E-2594. 52 p.

Koelling, M.R. y L. J. Dornbush. 1992. Growing Christmas Trees in Michigan. Michigan State University Extension Bulletin No. E­1172 (Revised), 12p.

Sinclair, W.A., H.H. Lyon y W.T. Johnson. 1987. Diseases of Trees and Shrubs. Cornell University Press. 575 p.

*Referencia clave

Fraser fir Fotografía: Buenas prácticas de manejo pueden resultar en la producción de árboles de Navidad de alta calidad como este abeto Fraser producido en Míchigan.
Shearing Scotch pine Fotografía: Trabajadores podando árboles de pino escocés en una plantación de árboles de Navidad. La poda desarrolla un dosel grueso y uniforme y la característica forma aguzada que les gusta a los consumidores de árboles de Navidad.
Terminal killed by white pine weevil Fotografía: Una guía terminal muerta por la alimentación del picudo del pino blanco. Los árboles pueden requerir podas correctivas y 2 a 4 años de crecimiento para recuperarse del daño del picudo del pino blanco.
Galls caused by Cooley's spruce gall adelgid Fotografía: Estas agallas en un árbol de Navidad pícea azul fueron causadas por el adélgido de la agalla de la pícea de Cooley. Aunque las agallas rara vez afectan la salud del árbol, deterioran su apariencia y reducen su valor.

Regresar a la: Porta del libro mundial de MIP de Radcliffe.


La Universidad de Minnesota es un empleador y educador igualitario.
Úl
tima modificación: viernes, 20 de septiembre de 1996
© Regentes de la Universidad de Minnesota, 1996