El Texto Mundial de MIP El Texto Mundial de MIP Universidad de Minnesota
 

Papel de la Tecnología en Agricultura Sostenible

Scott H. Hutchins, Ph.D.
Líder, Desarrollo Tecnológico, América del Norte
Dow AgroSciences

Traducción al castellano por el Dr. Rafael E. Cancelado
To return to the English version click here [X]

 

La idea de que la agricultura, como práctica global, ha estado explotando los recursos más rápido de lo que pueden ser renovados ha sido tema de discusión y debate durante décadas, tal vez siglos. Se han visto síntomas del desbalance en forma de contaminación, erosión o perdida del suelo, reducción/cambio en las poblaciones silvestres y en la alteración general de una fauna/flora "natural", como resultado de la intervención humana. Indudablemente, las prácticas agrícolas no son "naturales", sin importar si se trata de producción en un jardín de un metro cuadrado en Tokio o en una plantación de un millón de hectáreas de árboles de caucho en Malasia. Por supuesto, un fenómeno no natural y sin paralelo ha sido el crecimiento exponencial de la población humana, con las demandas asociadas tanto por comida como por refugio, las cuales a menudo han excedido la capacidad de carga "natural" de la tierra. Con base en la premisa de que el crecimiento de la población humana no debería ser restringido por causa de escasez de alimentos debido a la superioridad de los valores sociales, este artículo hace tres afirmaciones en relación con el papel de la tecnología en agricultura sostenible:

    • La tecnología ha aumentado la productividad agrícola o lo hará
    • El desarrollo tecnológico ha sido sostenible o lo será
    • Por tanto, la tecnología es la base para una Agricultura Sostenible

Los alimentos están sujetos a los principios económicos de la escasez. A diferencia del valor artificial de artículos escasos como el oro, un suministro adecuado de comida es de máxima prioridad para la supervivencia de la población y la diversificación de las habilidades, convirtiendo la agricultura en prioridad de primer nivel. La tecnología le ha permitido a la civilización humana abandonar el paradigma de la existencia de "Cazador / Recolector" y concentrar el trabajo y la tierra para el único propósito de producción de alimentos en una escala siempre creciente. El concepto de "agricultura científica" viene de publicaciones de Liebig en 1840 y Johnston en 1842, en las cuales se especulaba sobre el papel de la química en la agricultura (Pesek, 1993). Los conceptos de herencia y genética Mendeliana siguieron pronto en 1865 y subsecuentemente estimularon la base biológica de la agricultura moderna. Pronto, instituciones de Europa y América del Norte basadas en la ciencia ansiosamente expandieron la aplicación de la ciencia biológica y química a la agricultura, generando nuevos enfoques tecnológicos. Estas primeras aplicaciones de la tecnología no solo aumentaron los alimentos en términos reales, sino que redujeron dramáticamente el número de individuos directamente involucrados en la producción/procesamiento de alimentos– permitiendo la diversificación social para enfrentar temas sociales que no están directamente relacionados con la "supervivencia" sino que, en general, han mejorado la calidad de vida.

Negar el papel que las tecnologías biológica y química han jugado, continúan jugando, y jugarán en el futuro desarrollo de la agricultura es negar la misma historia natural. Sin embargo, el uso indiscriminado o inapropiado de la tecnología química y biológica claramente puede tener consecuencias negativas para el ecosistema y amenazar la viabilidad, a largo plazo, de estas empresas. Por tanto, el asunto central de la sostenibilidad, es la preservación de los recursos no renovables.

La producción de alimentos, la preservación del hábitat, la conservación de recursos y el manejo de empresas agrícolas no son objetivos mutuamente excluyentes. Se han presentado argumentos creíbles los cuales sugieren que la producción de alimentos por medio de las técnicas agrícolas de alto rendimiento pueden cumplir con los requisitos de nutrición de la población global (Avery, 1995). El balance se puede lograr por medio de planeación del uso de la tierra – con un considerado análisis de qué parcelas de tierra emplear para una agricultura de alto rendimiento mientras que las tierras pobres o marginales se retendrán para actividades no agrícolas o como hábitats de reserva natural (Anónimo, 1999). Estudios para cuantificar el impacto en la producción de reducir o limitar los insumos para la agricultura han sugerido que los rendimientos/hectárea se reducirían de 35% a 80% dependiendo del cultivo (Smith et al.). Sin una reducción concurrente en la demanda, la cantidad de tierra que debería utilizarse aumentaría dramáticamente. De hecho, globalmente la tierra que está hoy en producción, la cual es más o menos del tamaño de América del sur, debería ser del tamaño de América del sur más América del Norte si no se emplearan los beneficios de rendimiento que se derivan de la tecnología (Richards, 1990). Si la motivación para la sostenibilidad es la optimización de la producción y objetivos de conservación de recursos, entonces, claramente se puede lograr el progreso.

La sostenibilidad en la agricultura está relacionada con la capacidad de un agroecosistema de mantener la producción a través del tiempo de una manera predecible. Por tanto, un concepto clave de la sostenibilidad, es la estabilidad en unas determinadas circunstancias económicas y del medio ambiente que solo se pueden manejar sobre una base de sitio específico. Si la perspectiva de sostenibilidad es una de prejuicio contra el uso de tecnología química y biológica y se vincula a un ecosistema totalmente natural, entonces la agricultura, como práctica, está excluida de antemano. Si, por otra parte, la perspectiva de sostenibilidad es una de preservación de recursos no renovables dentro del punto de vista de la empresa agrícola, entonces el objetivo no solo es lograble, sino que también habrá buenas prácticas de negocios y buen manejo del medio ambiente.

En gran medida, la rata de desarrollo tecnológico y el grado de innovación en las tecnologías futuras estará influenciado en gran parte por la estabilidad y ciertamente por la productividad de la agricultura (Hutchins y Gehring, 1993). La tecnología, en un sentido clásico, incluye el desarrollo y uso de nutrientes, productos para control de plagas, cultivares de los cultivos y equipo agrícola; pero también incluye la visión de cultivos modificados genéticamente que suministren mayor eficiencia nutricional (más calorías por rendimiento o más rendimiento), la manipulación de agentes naturales para control de plagas y el uso de técnicas de administración agrícola que sean enfocadas en la productividad de toda la finca, a través del tiempo, no solo la producción anual por hectárea. Considere la premisa básica de la biotecnología: la menos costosa y más renovable fuente de energía en la tierra es el sol y el mecanismo más abundante y predecible de convertir la energía del sol a energía utilizable es la fotosíntesis -- la biotecnología ha desarrollado métodos para dirigir energía natural abundante hacia productos alimenticios más eficientes o únicos. La imaginación es, literalmente, el límite de las oportunidades. Por supuesto que los objetivos a corto plazo se enfocarán en rendimientos, calidad y reducción de los insumos. Sin embargo, a largo plazo, las "transmisiones" creadas genéticamente se enfocarán en crear alimentos super-nutritivos para animales, plantas que producen muy por encima de la influencia substractiva de las plagas (haciendo de "tolerancia" una táctica clave del manejo de plagas), adaptación fisiológica para aventajar en la competencia a especies cercanas (por ejemplo, malezas), tolerancia al estrés por sequía y un mejoramiento general en la rata de fotosíntesis (llevando a cualquier número de aplicaciones industriales).

Sin embargo, el uso y desarrollo de la tecnología agrícola no se limita a magia genética. De hecho, el uso de tecnología computacional, combinada con aparatos de ubicación geográfica y avances en sensores remotos, prometen cambiar radicalmente la forma como serán manejados todos los cultivos. Comúnmente llamada "Agricultura de Precisión", lo que hay debajo de todo eso es la integración de información para crear conocimiento de manejo, como medio de enfocar los objetivos específicos para cada sitio. En la agricultura, la incertidumbre sobre el clima siempre será un punto clave, pero esto también se manejará a medida que la modelación del medio ambiente, combinada con algoritmos de manejo de riesgos, lleve al óptimo uso de la genética en suelos específicos dentro de perfiles climatológicos conocidos. Y, seguirán siendo vistos los avances en las tecnologías "clásicas" que han aumentado de manera exponencial la producción mundial de alimentos desde la aparición de la "agricultura científica" a finales de los años 1800. Además de los avances en productividad, la tecnología será usada para recuperar suelos que han sido abusados o usados en exceso por causa de malas prácticas agrícolas.

El concepto de Mejores Prácticas de Manejo continuará siendo un enfoque clave, no importa el estado actual de las ofertas tecnológicas. Estrategias, tales como el Manejo Integrado de Plagas (MIP) consideran las circunstancias específicas para cada sitio, pero también los valores y las consideraciones de los productores agrícolas. El MIP ha sido esencial para describir el papel y las razones de un manejo responsable de plagas, llevando por igual a científicos y asesores a identificar las necesidades futuras sobre información biológica y colocar el control de plagas en perspectiva con los objetivos de producción. Con este fin, el concepto de Niveles de Daño Económico ha sido central para rechazar la idea de que las plagas deben ser controladas a todo costo, en favor de un análisis costo beneficio (por ejemplo, Umbral para Granos; Stone y Pedigo, 1972).

Realmente la sostenibilidad es un asunto de supervivencia, pero es mucho más amplio que el concepto de destrucción del hábitat y la erosión del suelo. La sostenibilidad incluye el objetivo de producción de alimentos, bienestar de los productores de los alimentos y preservación de los recursos no renovables. Con ese fin, tecnologías de todas clases han sido y serán el componente que le permitirá a los humanos unir esos dos objetivos fundamentales. De hecho, la historia confirma que la tecnología ha sido esencial para la productividad/estabilidad de la agricultura; los avances recientes en tecnología confirman que el descubrimiento y desarrollo de nuevas tecnologías es una empresa sostenible y el sentido común nos lleva a la conclusión de que la tecnología permitirá la Agricultura Sostenible.

Referencias Citadas:

Anónimo. 1999. Sierra Club Exec and Other Greens Endorse High-Yield Agriculture and Biotech Crops, En Global Food Quarterly. No. 26: 3-5. Hudson Institute.

Avery, D.T. 1995. Saving the Planet with Pesticides and Plastic. Hudson Institute.

Hutchins, S.H. y P.J. Gehring. 1993. Perspective on the Value, Regulation, and Objective Utilization of Pest Control Technology. Amer. Entomol. 39: 12-15.

Pesek, J. 1993. Historical Perspective. En, Sustainable Agriculture Systems (Hatfield, J.L. y D.L. Karlen, eds.). CRC Press: Boca Ratón, Florida, USA.

Richards, J.F. 1990. The Earth as Transformed by Human Action. Cambridge University Press.

Smith, E.G., R.D. Knutson, C.R. Taylor, y J.B. Penson. (sin fecha). Impacts of Chemical Use Reduction on Crop Yields and Costs, Centro para Política Agrícola y de Alimentos, Departamento de Economía Agrícola, Universidad A&M de Texas, en cooperación con el Centro Nacinal de Fertilizantes e Investigación Ambiental de la Autoridad del Valle de Tennessee, College Station, TX.

Stone, J.D., y L.P. Pedigo. 1972. Development of economic-injury level of the green cloverworm on soybean in Iowa. J. Econ. Entomol. 65: 197-201.

Regresar a la: Portada del Texto Mundial de MIP de Radcliffe.


La Universidad de Minnesota es un educador y empleador igualitario.
Última modificación: miércoles 19 de abril de 2000
© Regentes de la Universidad de Minnesota, 2000